La FEHM califica de “nefasta” y “precipitada” la subida del Impuesto del Turismo Sostenible anunciada por el Govern

Inmaculada de Benito advierte que un incremento de la cuota tendrá efectos no sólo sobre la afluencia de turistas durante todo el año, sino también sobre la inversión

La FEHM califica de “nefasta”  la decisión de incrementar la cuota del Impuesto del Turismo Sostenible  anunciada por el Govern de les Illes Balears. La presidenta de la patronal, Inmaculada de Benito, ha manifestado que  “nos parece una decisión precipitada, ya que los efectos derivados de la aplicación del impuesto aún no los conocemos, no se ha visto ninguna consecuencia  positiva en términos  de aumento del valor social o de mejora de la oferta turística, como la puesta en marcha de  infraestructuras públicas de cualquier tipo, por lo tanto, como ya hemos manifestado en ocasiones anteriores, se trata de un impuesto  recaudatorio”.

De Benito ha lamentado la “falta de responsabilidad del ejecutivo y legislativo con esta  propuesta de incremento, que en ningún momento se nos ha comunicado y que esperemos que no se produzca”.

La presidenta ha destacado que el impuesto “tiene unos  efectos  distorsionadores,  que se verán amplificados en un futuro si se lleva a cabo el anunciado incremento”.

Entre las consecuencias negativas que una subida del Impuesto del Turismo Sostenible tendría, la presidenta ejecutiva de la FEHM ha destacado que, en primer lugar,  hay que tener en cuenta que “la elasticidad-precio por parte de la demanda  turística aumenta  más proporcionalmente que el precio, lo que significa que en  el  momento en el que se incremente el  impuesto, esto tendrá un efecto sobre la afluencia y competitividad del destino y puede  haber un número importante de  personas que dejen de venir a Mallorca durante todo el año y no sólo en  temporada alta”.

Igualmente ha destacado los efectos directos que tendrá sobre el poder adquisitivo de quienes visitan las islas, lo que incidirá en un menor gasto en la oferta lúdica (gastronómica, de ocio, deportiva). En este sentido, De Benito ha señalado que “esperamos que el Govern haya cuantificado el impacto que las consecuencias del incremento de este impuesto tendrá sobre las empresas, así como para la Administración en términos de recaudación impositiva”.

Por otro lado, De Benito ha hecho hincapié en el hecho de que “hasta ahora se estaba intentando trasladar la portabilidad de la carga fiscal al turista y en el momento en el que esta carga no sea razonable, esa capacidad  se va a ver minimizada y los empresarios van a tener que comprometer tanto los márgenes  como la rentabilidad, con el lógico impacto directo que esto va a tener sobre la inversión y, por lo tanto, el empobrecimiento de la economía que se va a producir debido a los efectos que las inversiones tienen en otros sectores como el de la construcción y auxiliares”. Además, destaca que tendrá “consecuencias negativas sobre el reposicionamiento en el que está inmerso en estos momentos el destino, que se verá paralizado”.

Por último, ha señalado que es una decisión “nefasta” para Baleares, por el mensaje lanzado hacia el Gobierno de Madrid en materia de financiación. “La mejora de la financiación no llegará si seguimos aumentando  progresivamente, de manera arbitraria y sin ningún criterio, un impuesto autonómico para destinarlo a  un mayor gasto   y mantener una administración ineficiente, sin  abordar los grandes problemas que tenemos. Estamos restando frente a Madrid y otros órganos decisorios”.

Inmaculada de Benito ha anunciado que mañana tiene previsto reunirse con la consellera de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera, para conocer el contenido exacto de la propuesta y solicitar una reflexión “para que el incremento anunciado no salga adelante”.