"Necesitamos un marco institucional que ordene la actividad turística y contribuya a frenar el intrusismo y la economía sumergida, capaz de generar un entorno de confianza propicio a la inversión"

Inmaculada de Benito participó ayer en el foro Business DMallorca

    Dsc07218

La presidenta ejecutiva de la FEHM, Inmaculada de Benito, intervino ayer en el foro BusinessDMallorca organizado por el periódico Diario de Mallorca con la conferencia “Sumar o multiplicar, ¿Qué elegimos?”.

A lo largo de su intervención, De Benito expuso la hoja de ruta propuesta por el sector empresarial hotelero en política turística. En este sentido, explicó que a lo largo de 2016 las Islas Baleares incrementaron el número de pasajeros aeroportuarios   (11,4%), turistas extranjeros (11,7%), pernoctaciones hoteleras (7%), pernoctaciones en oferta no reglada (10,5%), gasto turístico (10,3%), nuevas matriculaciones de turismos (15,4%), afiliados en alta a la Seguridad Social (5,3%), nuevas sociedades mercantiles (15,5%), transacciones inmobiliarias (22,3%), GWh de demanda eléctrica (1,4%) , etc.

Es decir, se está produciendo una continua suma de volumen, que no se está traduciendo en la generación de valor, como lo demuestra el hecho de, pese a todos esos récords, nuestro producto interior bruto en términos per cápita sumó el año pasado 768 euros por habitante, un 2,4% en términos reales, claramente por debajo de España (3,1%) y de Europa (2,5%). E igualmente, según el INE, la renta de un ciudadano balear equivale hoy a un 101% de la de un ciudadano medio español, mientras que en el año 2000 equivalía a un 130%.

Ante esta situación, la presidenta ejecutiva de la FEHM puso de manifiesto que “ante un contexto comercial y de expansión internacional del turismo excepcionales, no estamos siendo capaces de recuperar nuestros niveles de bienestar”.

De Benito hizo hincapié en la necesidad de  “aprovechar esta coyuntura favorable para mejorar el producto y el posicionamiento de las empresas, así como contribuir en mayor medida al tejido productivo regional”.

Para ello reivindicó “un marco institucional que ordene la actividad turística y contribuya a frenar el intrusismo y la economía sumergida, capaz de generar un entorno de confianza propicio a la inversión, que adecue la dotación de infraestructuras tecnológicas y logísticas, facilite la mejora de la productividad y la innovación turística y asegure la sostenibilidad del destino”.

El reto debe ser “la mejora continua, mejorar la calidad sin renunciar a la cantidad” y para ello desde la FEHM se establecen 8 consignas dirigidas a la consecución de dicho objetivo:

-Mejorar la renta per cápita impulsando la competitividad sectorial.

-Garantizar el retorno de la inversión mejorando la productividad.

-Fomentar la estabilidad del entorno social, económico, financiero e institucional como vía para mantener la inversión productiva  a través de la innovación.

-Reivindicar flexibilidad y seguridad del mercado de trabajo para reforzar y retener el  talento.

-Trabajar en la mejora de la imagen del sector en la sociedad como clave del liderazgo turístico.

-Participar en la mejora de la capacidad, gestión y potenciación de las funcionalidades de las infraestructuras y espacios públicos.

-Adoptar un enfoque integrador lejos de acciones aisladas y dispersas, que ejerza un efecto multiplicador sobre los resultados.

-Estimular la capacidad de cooperar desde una gobernanza multinivel pública y privada.