La FEHM lamenta que la normativa aprobada hoy por el Consell de Govern para regular el alquiler vacacional siga impulsando la economía de la especulación y dando cabida a crecimientos de capacidad sin control

La FEHM insta al Govern a que establezca un plan de control real y efectivo con el propósito de evitar el empobrecimiento de la economía y la merma del estado del bienestar que se está produciendo al no respetarse los derechos básicos de acceso a la vivie

Pendientes del estudio de la normativa hoy presentada y teniendo un conocimiento limitado de la misma a través de la documentación que nos aporta el Consell de Govern, la valoración de la FEHM en relación a la aprobación del anteproyecto de Ley de modificación de la Ley 8/2012 del Turismo de les Illes Balears relativo a la comercialización de estancias turísticas en viviendas, sigue siendo negativa. 

 

La FEHM quiere poner de manifiesto, una vez más, que ya existe una regulación vigente que tipifica claramente los tipos de viviendas que se pueden destinar a alquiler vacacional. Una regulación, por otra parte, consensuada con muchos sectores, entre ellos, el hotelero. 

 

La presidenta ejecutiva de la FEHM, Inmaculada de Benito, hace hincapié en un hecho de vital importancia, “la necesidad de establecer y clarificar el modelo turístico y económico que queremos para Baleares antes de aprobar nuevas normas”. 

 

En este sentido, la Federación reitera su propuesta de establecer un plan de trabajo interdisciplinar con el Gobierno de España para llevar a cabo un replanteamiento del modelo turístico actual. De Benito mantiene que “es imprescindible desarrollar una política turística y económica integral, sostenible, que nos permita transitar de un modelo basado en el volumen y la cantidad, que nos obliga a atraer un mayor número de turistas para generar los mismos ingresos que se están obteniendo, a otro modelo de valor y calidad donde la rentabilidad social y económica se incrementen en paralelo y, además, resuelvan los problemas de derechos básicos de las personas. El derecho a la vivienda, el descanso, la protección del consumidor, la seguridad, etc”. 

 

Por otra parte, la restricción se basa en modificaciones de planeamiento a desarrollar durante los próximos 8 meses, con lo que eso puede suponer a efectos de impulsar la economía de la especulación frente un modelo equilibrado basado en la generación de empleo. 

 

Lo más positivo de la norma es la posibilidad de acción de control que se establece y que, aún siendo posible con la normativa vigente, no se está llevando a cabo. Por ese motivo, desde la FEHM se insta al Govern, como Administración impulsora de la nueva normativa, a que adopte una postura valiente y establezca un plan de acción de control real y efectivo con el propósito de evitar el empobrecimiento de la economía y la merma del estado de bienestar que se está produciendo al no respetarse los derechos básicos de acceso a la vivienda, de convivencia y ante las trabas que trabajadores de los servicios básicos y fundamentales, como son Educación, Sanidad y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, tienen para acceder a una vivienda. 

Por lo demás, la norma lo que pretende es dar cabida a incrementos de capacidad sin control, estableciendo límites difusos y opacos de difícil cumplimiento para restringir una actividad ya prohibida. Cabe recordar, que la capacidad de la oferta reglada apenas ha crecido un 2% en los últimos 15 años. 

 

De Benito ha lamentado “que sigamos sin avanzar en la definición del modelo turístico que Baleares necesita y, sin embargo, se esté regulando sobre lo ya regulado, desarrollando normas complejas que aportan, si cabe, una mayor inseguridad jurídica restando energía para establecer un plan de control sobre la economía especulativa”.